Noticias recientes
abr. 5

escrito por: jsubiza
05/04/2019 

 

¿LA LLUVIA AUMENTA O DISMINUYE LA CANTIDAD DE PÓLENES?

Los recuentos de polen dan la cantidad de granos por metro cúbico de aire, pero no la presencia de partículas muy pequeñas y muy alergénicas que pueden llegar a ser muy importantes cuando llueve.

La lluvia influye en la cantidad de partículas de aire, y varios mecanismos actúan para disminuir o aumentar la cantidad total. Si la lluvia aumenta o disminuye el conteo de polen, depende exactamente de cómo se desarrolle la tormenta de lluvia y de la cantidad de tiempo durante el cual se verifica el conteo de polen.

A menudo, el recuento de polen aumentará justo antes de una tormenta, disminuirá a medida que caiga una lluvia suave y aumentará nuevamente más adelante.

El viento tiende a aumentar los conteos de polen a medida que el polen se elimina de las hierbas y los árboles que lo producen. Los vientos violentos y las tormentas eléctricas también tienden a dividir los granos de polen enteros en partículas más pequeñas, que aumentan la exposición a alérgenos inhalables. Las gotas de lluvia limpian los granos de polen y los eliminan del aire. Tomando todas las influencias juntas, las tormentas de lluvia pueden aumentar o disminuir los conteos de polen en diferentes momentos.

TORMENTAS Y RECUENTOS DE PÓLENES

Las tormentas eléctricas suelen ir precedidas de ráfagas de viento frío que pueden recoger el polen de los pastos, las malas hierbas y los árboles. La lluvia que acompaña a las tormentas eléctricas puede ser pesada con grandes gotas. Las gotas grandes no son tan buenas para absorber las partículas de polen y dejan más polen en el aire que una lluvia suave.

Los vientos violentos y las grandes gotas de lluvia tienden a dividir el polen en partículas más pequeñas, lo que resulta en un mayor conteo de partículas. Estos diferentes mecanismos pueden producir un alto nivel de granos de polen y alérgenos polínicos atmosférico después de la lluvia.

Se llama asma de las tormentas, a los días epidémicos de asma, que aparecen entre los pacientes con polinosis durante las tormentas eléctricas, que rompen el polen, permitiendo que su contenido alergénico pueda ser fácilmente inhalado, siendo desgraciadamente causa de muertes por asma polínico, en algunas áreas de Australia.

DISMINUCIÓN DE LA ALERGIA CON LA LLUVIA

Muchas lluvias no van acompañadas por vientos fuertes o cambios rápidos de temperatura. Las pequeñas gotas de lluvia caen suavemente al suelo y se llevan con ellas muchos granos de polen, limpiando así el aire. Las gotas pequeñas de lluvia son mejores para limpiar el aire que las gotas más grandes que aparecen en las tormentas, porque las partículas de polen son absorbidas por las gotas de lluvia a través de un proceso llamado coagulación. A medida que caen las gotas de lluvia, desarrollan una pequeña carga eléctrica que atrae las partículas en el aire. Las gotas pequeñas también tienen más área de superficie por volumen que las gotas grandes. La carga eléctrica y el área de superficie más grande se combinan para una coagulación más efectiva y un mejor efecto de limpieza.

CUANDO LOS RECUENTOS DE PÓLENES SON ALTOS, EL TIPO DE LLUVIA PUEDE INFLUIR EN LOS SÍNTOMAS

Debido a que el recuento de polen poco antes, durante y después de la lluvia depende de cómo caiga la lluvia, el tipo de lluvia puede provocar una reducción o por el contrario un aumento de los síntomas.

La lluvia de tormentas eléctricas y las tormentas en su conjunto no reducen de manera confiable los recuentos de polen y pueden incluso aumentarlos.

Un día o dos de lluvias pueden lavar el aire para limpiarlo, reducir sustancialmente el número de polen y brindar alivio a las personas alérgicas.

Normalmente, cualquier tormenta con viento tenderá a aumentar los conteos de polen y los síntomas ya que los granos de polen se dispersan y se dividen en partículas pequeñas muy alergénicas y fácilmente inhalables.

Mientras que la lluvia elimina el polen de manera más o menos efectiva dependiendo del tamaño de la gota de lluvia, los conteos de polen a menudo aumentan nuevamente después de que la lluvia se detiene. Las plantas normalmente se vuelven más activas y liberan más polen, y la alta humedad después de una lluvia fomenta la producción de polen. A medida que el agua de lluvia se evapora, los días secos y calurosos aumentan la propagación del polen, y los conteos de polen tienden a aumentar. Esto significa que algunos tipos de lluvia pueden disminuir temporalmente el conteo de polen, pero después de la lluvia es probable que el conteo de polen aumente aún más.

 

Fotografia: DEAKIN UNIVERSITY

*La humedad entra dentro del grano de polen y lo revienta, permitiendo que salga al exterior su contenido, partículas muy alergénicas fácilmente inhalables.


Fuente:
https://sciencing.com/rain-raise-lower-pollen-count-23009.html

Información sobre Alergia a los pólenes:
https://www.clinicasubiza.com/Referencias/Preguntasyrespuestas/Laalergiaalospólenes/tabid/92/language/es-ES/Default.aspx

 


Tags:
Buscar en noticias    Minimizar