Noticias recientes
mar. 10

escrito por: jsubiza
10/03/2019 

Alergia a los epitelios de animales 

 

Los animales domésticos especialmente los gatos y los perros son una causa frecuente de reacciones alérgicas en individuos con rinitis o asma alérgico. Todos los animales de pelo o plumas incluyendo las ratas, ratones, cobayas, hámsters, caballos, vacas, conejos, pájaros domésticos, algunos reptiles (iguanas) e incluso gusanos y larvas para alimentar los peces son capaces de inducir reacciones mediadas por IgE. Los alérgenos procedentes de los animales son muy frecuentes en las sociedades modernas, entre un 30-40% de las casas tienen animales domésticos y prácticamente en cualquier casa (con o sin mascota) se puede detectar pequeñas concentraciones de antígenos de perro y gato. Las pruebas cutáneas a perro y gato se encuentran entre el 18% de nuestro pacientes de Madrid. Entre los profesionales que trabajan con animales de laboratorio, el 19-30% desarrollan síntomas alérgicos por sensibilización a ellos.

 

La alergenicidad del polvo doméstico, puede ser incrementada de una forma importante por la presencia de alérgenos de animales. Los pacientes alérgicos al perro y al gato pueden presentar síntomas agudos de asma a los pocos minutos de entrar en viviendas donde habiten animales. Por el contrario los pacientes alérgicos a los ácaros o cucarachas, raramente son conscientes de la agudización de su asma nada más entrar en la casa, incluso aunque en ésta los niveles de alérgenos de ácaros o cucaracha en el polvo sean altos. Los alérgenos procedentes de la orina de los roedores son una causa bien reconocida de alergias ocupacionales, pero sólo más recientemente, se han comenzado a reconocer que pueden jugar también un papel importante como alérgeno sensibilizante no ocupacional, especialmente entre los pacientes asmáticos residentes en el interior de las ciudades.

 

 

Los alérgenos del gato han sido los alérgenos de los animales más estudiados y estos difieren ampliamente de los alérgenos de los ácaros del polvo doméstico. El tamaño de las partículas y la concentración de los alérgenos del gato en el aire varían ampliamente en cada momento, dependiendo principalmente de los sistemas de ventilación y calefacción de la casa. En la mayoría de los casos, la sensibilización al gato es producida en un 90% por un único alergeno del gato denominado Fel d 1. Este es producido principalmente en las las glándulas sebáceas cutáneas y glándulas salivares aunque también puede estar presente en la orina de los gatos machos, pudiéndose encontrar estos alérgenos en cualquier especie de gato. El tamaño de partícula del alergeno del gato es muy pequeña (15-20% < 5 µm ) comparado con la del alérgeno del ácaro (10 µm). Esta característica puede permitir que éstos, permanezcan suspendidos en el aire durante periodos más prolongados de tiempo y que puedan penetrar por inhalación más profundamente en las vías aéreas intrapulmonares, lo cual posiblemente esté relacionado con su mayor potencial para producir asma. En las casas donde hay gatos pueden detectarse niveles de alérgenos de 1-3000 µg/g de polvo. Los estudiantes con gatos contaminan su ropa y los alérgenos son transportado en ella, contaminando la escuela y ropa de los demás estudiantes los cuales a su vez contaminan sus casas (ver esquema). Niveles de Fel d 1 de tan sólo 100 ng/m3 de aire son capaces de inducir síntomas respiratorios y éstos se encuentran habitualmente también en viviendas y recintos donde nunca hubo gatos.

 

La alergia a los perros ha sido descrita de estar implicada en el 56% de los pacientes asmáticos de un grupo de población finlandesa, sin embargo poco se conoce de la composición de los alérgenos de perro. En contraste con el alérgeno de gato donde el componente antigénico mayor ha sido identificado y aislado, los alérgenos de perro parece corresponder a una compleja mezcla de al menos 5 alérgenos diferentes de los cuales Can f 1 Can f 2 y Can f 5 son los más relevantes. Aunque los perros tienen alérgenos comunes, pueden existir diferencias significativas en la respuesta de un paciente a una particular especie de perro ("doctor me da alergia el perro de mi cuñado pero no el mío") o incluso a diferentes perros de la misma especie. Contrariamente a lo que es una creencia popular los alérgenos se encuentran en la caspa, saliva y orina pero no en el pelo, por ello los perros de pelo corto no tienen porqué ser menos alergénicos.

 

 

Varios estudios epidemiológicos han descrito que el asma y/o alergia es un 20% menos frecuente entre las personas que tuvieron una mascosta (sobre todo perros grandes) durante su temprana infancia. Por ello si los padres no son atópicos (alérgicos), tienen un perro y van a tener un bebé, no es necesario elimiinar de forma preventiva la mascota de casa. Pero si la sensibilización clínica a la mascota aparece, el tratamiento de primera elección debe ser evitar su exposición, incluyendo obviamente la desaparición del animal del interior de la casa. No obstante las consecuencias psicológicas de tal decisión deben ser cuidadosamente sobrepesadas en cada paciente. El reciente desarrollo de técnicas específicas de inmunoensayo para detectar el alergeno mayoritario del gato, nos permiten conocer fácilmente los cambios en la concentración ambiental del alérgeno del gato antes y después de que este se haya quitado de la casa. Las concentraciones de alérgeno de gato disminuyen muy lentamente después de que el gato se haya quitado de la casa, y en general son necesarias que hayan pasado unos 6 meses para poder obtener niveles similares a los que se encuentran en casas donde nunca hubo gatos. 


Además en algunas casas, los niveles de alérgeno de gato permanecen en concentraciones muy altas y durante periodos muy prolongados de tiempo. Estudios preliminares indican que la disminución de las concentraciones de alérgenos pueden ser aceleradas mediante intensas medidas de limpieza, tales como quitar todos los muebles tapizados, moquetas y alfombras, sin embargo la limpieza de estas con sistemas de vapor no han demostrado dar un beneficio adicional con respecto el aspirado normal. Como los alérgenos pueden permanecer años en el colchón, estos deben ser cambiados o bien cubrirlos con una cubierta impermeable. Cuando a los pacientes se les indica que tienen que quitar el gato de la casa, es conveniente advertirles que el hacer la prueba de quitar temporalmente el gato durante un corto periodo de tiempo (por ej. una o dos semanas), en muchos casos es insuficiente y por tanto no es una prueba concluyente.


En aquellos casos en que el paciente no quiere quitar el animal de la casa debe recomendarse:

 

1. Que el animal sea confinado a un determinado área de la casa, siempre fuera del dormitorio. Contrariamente a lo que se cree, ponerlo en el jardín no es de ayuda.
2. Colocar limpiadores del aire con filtros HEPA o filtros electrostáticos (UltraSlim Filtrete 3M) especialmente en el dormitorio.
3. Deben de eliminarse las alfombras y moquetas ya que actúan como reservorios de alérgenos.
4. Lavar la ropa de vestir y de la cama con agua caliente y poner cubiertas impermeables al colchón y almohada.
5. Limpiar paredes y suelos de la vivienda. Limpiar con paños húmedos sillones y muebles. La aspiradora debe llevar filtros HEPA.
6. Lavar cada 7 días a la mascota y la cesta donde duerme, para disminuir las concentraciones de alergeno que puede desprender al aire y utilizar ácido tánico (para desnaturalizar los alérgenos).
7. Llevar el gato al veterinario para castrarlo. Se ha descrito que la castración de los gatos reduce significativamente la producción de Fel d1.
8. Una empresa americana ha comercializado gatos y perros genéticamente seleccionados, que según ellos, no producen Fel d 1 o Can f 1, el problema es su precio (> 3000 $ por mascota), además cabe la posibilidad de sensibilizarse a otras proteínas diferentes del Fel d 1 o Can f 1, cuidado pues existen muchos clientes insatisfechos.

 

Nota: Las medidas de evitación intensiva contra epitelios, con mucha frecuencia resultan insuficientes, especialmente en los pacientes con asma moderado o grave siendo en esos casos de vital importancia quitar la mascota de la vivienda.

 

También puede consultar:

1. Tratamiento de la rinitis alérgica por epitelios

2. Tratamiento del asma alérgico por epitelios

 

--------------------

 

SOLUCIONES

1.  La rinofototerapia es un tratamiento novedoso y eficaz para las rinitis causadas por epitelios de mascotas. Ver

2. El ISAC puede ayudarnos a conseguir una vacuna eficaz e incluso evitar un falso diagnóstico de alergia clínica a su perro. Ver

 

 

 

 


Tags:
Buscar en noticias    Minimizar