Los autoinyectores pueden producir taquicardia, palidez y temblores